top of page

 

Alba López Santos (1990, Guadalajara)

Nacida en Guadalajara (España) en 1990, desde muy pequeña comencé a pintar con mi padre, Fernando López Herencia, pintor y naturalista.  Con 8 años, estuve yendo a pintura y manualidades a casa de un pintor de Guadalajara, cerca de la Concatedral de Santa María.  Más tarde, a los 10 años comencé a ir a clases de manualidades y pintura con Rosa, profesora de Arte en Guadalajara. Fue una gran inspiración para mí todo el tiempo que pasé dando clases con ella, ya que las clases eran intergeneracionales.

A los 16 años, me cambié a la Escuela de Arte de Guadalajara, para realizar mis estudios de Bachillerato, y dejé de ir a las clases de Rosa. Tras aprobar la selectividad y la prueba de acceso a Bellas Artes, comencé en 2008 mis estudios de licenciatura en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid. Allí, obtuve grandes conocimientos en técnicas, materiales y herramientas, todo ello gracias a las asignaturas de Conservación y Restauración de Obra de Arte, en lo cual me especialicé. Tuve la suerte de tener grandes maestros, pocos pero maravillosos, como Jesús Sánchez Rodríguez, Juan José García Garrido, José Manuel Gayoso Vázquez o Rut Martín Hernández en Pintura, e Isabel Báez Aglio, María José García Molina o Sonia Santos Gómez en Conservación y Restauración. Acabé la Licenciatura en 2013. Durante mis años de licenciatura colaboré activamente en el Departamento de Pintura y Restauración, en las asignaturas de C+R  de pintura mural.

Entre los años 2014-2015, realicé el Máster Universitario de Educación Artística en Instituciones Sociales y Culturales en la UCM. Para agosto de 2015 me concedieron una residencia artística en Tailandia, y allí estuve hasta diciembre de ese mismo año, que regresé a Madrid. 

Desde 2016, estoy realizando la  investigación doctoral en Producción Artística, dirigida por Mª Isabel Báez Aglio y Víctor Zarza, en la Universidad Complutense de Madrid. Mi investigación estudia cómo han cambiado las estrategias de los viajeros, de los nómadas, de los exploradores... hoy por hoy, convertidos la mayoría en turistas saqueadores. Aquellos estudios portátiles donde artistas, científicos y otros llevaban consigo durante el camino, indagando y averiguando sobre lo desconocido. Aquellos cuadernos, diarios, láminas y bocetos llenas de dibujo, y palabra que describían culturas y lugares enteros han sido sustituidos por la imagen digital, momentánea, la cual será olvidada durante un tiempo en un disco duro externo o en el fondo de un muro de cualquier red social. 

 

"La pintura como medio de comunicación y expresión;

el viaje como inspiración"

bottom of page